miércoles, 26 de marzo de 2014

Adiós al galgo

Cuando vemos aquel símbolo de galgo alargado, casi corriendo, pensamos inmediatamente en Bimba & Lola. La marca que pertenece al árbol genealógico de Adolfo Domínguez ha tenido una larga trayectoria desde aquellos inicios donde su web, logo, incluso productos, no tenían nada que ver con los de hoy en día. 


Uxía Domínguez, presidenta y propietaria, junto con su hermana María, sobrinas de Adolfo Domínguez, abrieron su primera tienda en 2006 en Bilbao. En la actualidad, la casa cuenta con más de 160 tiendas repartidas en 18 países por todo el mundo (Arabia Saudí, Chile, Colombia, España, Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos, Francia, Jordania, Kuwait, Líbano, México, Perú, Portugal, República Dominicana, Singapur, Venezuela, Egipto, Costa Rica).
La empresa tiene sus oficinas centrales en Vigo. Tras la apertura de la primera tienda de la marca, prosiguieron un sinfín de nuevos éxitos por todo el territorio español.


Bimba & Lola se considera un ejemplo de triunfo ya que pocas firmas ha crecido tanto en tan poco tiempo. Su expansión y gran recorrido ha provocado que la casa del galgo este presente en medio mundo. Hasta las imitaciones constatan su legado (no todas las firmas son imitadas, si la imitan es porque a la gente le gusta, queda dicho). 

Tras esta breve introducción, de cómo nació la marca y a quién pertenece, voy al tema candente que quería contar. El galgo. Aquella silueta de perro alargada que llevan todos los bolsos y accesorios de la firma ha sufrido un largo proceso de consolidación. 

La semana pasada entrando en una de sus tiendas comprobé que ya no había perro. Los bolsos no tenían logotipo. Cogí uno, lo observé, giré, abrí y el clásico perrito no estaba por ningún lado (había salido corriendo). En su lugar, 10 letras ocupaban su espacio. Esas que al juntarlas forman el nombre de la empresa, Bimba & Lola.  Tras este cambio analicé con la mirada toda la tienda para comprobar si encontraba al perro. Algunos bolsos, los clásicos, tienen todavía este pequeño emblema, mientras que muchos otros no aparece por ningún lado. 
El perro, icono, logo de la firma, apareció debido a la mascota de una de las dueñas. Lola y Bimba son los nombres de los canes de una de las propietarias. Ya lo entendéis todo, ¿verdad?. Pues ahora llega mi gran duda. ¿Seguirá el perro "vivo"? o ¿desaparecerá para siempre como nueva renovación de la casa?. Sé que hay accesorios de la firma (nuevos) que lo tienen pero la nueva colección, la mayoría, no. Dudas.  

Espero que esta mascota no desaparezca y sea suplantada por los dos nombres de cada uno, porque sería una lástima ver cómo (de verdad) el galgo ha salido corriendo. 



J.L
<3

No hay comentarios:

Publicar un comentario