domingo, 14 de abril de 2013

Una historia muy francesa

Hemos llegado tarde, hoy acaba la exposición de Dior en los míticos almacenes Harrods. El "museo", como podríamos llamarlo, lleva desde el 16 de marzo en la capital inglesa y cierra sus puertas este 14 de abril. Para todos los que os la hayáis perdido aquí tenemos una pequeña muestra.
Primero debemos sumergirnos en su vida.
La historia de Christian Dior no estuvo llena de felicidad, pero sí cargada de sueños por cumplir. Una grave crisis económica que obligó a la familia Dior a vender todos sus bienes, más la muerte de su madre marcaron fuertemente a Christian. Él consiguió hacerse un hueco en la moda con sus diseños en Le Figaro. Poco a poco comienza a materializar esas obras de papel. Tras trabajar con Pierre Balmain le incitan a que cree su propia firma. Así fue. En 1946 instala su primera tienda en la avenida 30 Montaigne. 
Con el paso del tiempo su nombre se empezó a notar, se hablaba de él como el modisto de la alta sociedad. A su taller y equipo se sumó Yves Saint Laurent con 19 años. Factores como respetar su privacidad o el estrés pudieron ser los causantes de la prematura muerte del diseñador con 52 años un 24 de octubre de 1957. 
La casa tuvo un gran problema si debería cerrar sus puertas o no con el fallecimiento del diseñador. Una acetada decisión de poner al cargo al jovencísimo Yves Saint Laurent hizo que la casa Dior fuera viento en popa. Tras este, le sustituyó Marc Bohan, Gianfranco Ferré, luego el problemático, aunque inigualable, John Galliano y actualmente Raf Simons. 
Un jovencísimo Yves

Marc Bohan

Gianfranco Ferré

John Galliano

Raf Simons

Ahora la firma dior pertenece al grupo LVMH con un éxito arrollador. Hablar de Dior es hablar de refinamiento, lujo, minuciosidad, perfección, todo mirado al milímetro donde no existe el error.

El diseñador nacido en Grandville, de ahí el nombre de su icónico bolso que asemeja la forma de la casa donde él vivía, cautivó al mundo.
Un hombre muy supersticioso. Él nunca salía de casa sin una estrella, dos corazones y un trozo de madera que llevaba siempre en el bolsillo haciendo ruido al introducir la mano en este. 
Os contaré una anécdota que una vez me contó una dependienta de Dior. El diseñador como era tan supersticioso quiso hacer llegar esa suerte a sus clientas. Por eso el charm de letras D. i. o. r que llevan los bolsos, incluso carteras, está así diseñado para que con el movimiento hagan ruido imitando el sonido que hacían los amuletos del modisto.

Christian Dior ha vestido a miles de celebrities de medio mundo, sigue vistiendo y sus accesorios son los que más beneficios proporciona al grupo LVMH. El bolso Lady Dior, cuyo nombre viene de Lady Di, es ya mítico en la historia de la moda junto con el 2.55 de Chanel. Ahora, ¿no os apetece soñar y comprobar in situ el trabajo y un poquito de historia de la casa francesa desde dentro? Vivir una experiencia única y diferente. Aquella exposición en Londres ya finalizada descubre todos los entresijos de la marca. Para los que no hayáis podido asistir os la traemos con una serie de imágenes para el deleite de todos.

Una exposición donde podemos ver los diseños, bocetos, making off de anuncios, aquellos vestidos que han marcado una historia, los secretos de sus accesorios y hasta comer en un palacio digno de princesa. 
El café Dior. 

Cupcakes increíbles made in Dior

Y a vosotros, ¿qué os parece?

J.L
<3

No hay comentarios:

Publicar un comentario